Experiencia + futuro

Hace tiempo iniciamos el camino del cambio. El camino de la apertura, del diálogo, de la acción y el compromiso. Costó mucho esfuerzo. Tuvimos que superar resistencias, abrir la mente y el corazón. Propios y ajenos. Y al ­fin nos encontramos caminando juntos, planeando todo lo que queda por recorrer. Unidos.

Cuando abrimos esta nueva etapa en el Colegio la encaramos con el espíritu de mantener lo que estaba bien y cambiar lo que estaba mal.

Iniciando el camino de unidad que hoy vemos cristalizado, los bioquímicos y farmacéuticos, con miembros de otras listas, con los nuevos y con los que tenían mucha experiencia que aportar. Y con todo el que quiso sumarse a trabajar en equipo.

Fue una gestión impulsora de cambios:

• Cambios para que los farmacéuticos y bioquímicos seamos cada vez más protagonistas en el escenario de la salud.

• Cambios que transformaron el programa de educación continua en una usina de cursos al alcance de todos y de sumo interés para que el profesional desarrolle cada una de sus incumbencias.

• Cambios en la comunicación con los principales actores del ámbito de la salud. Pudimos sentarnos a discutir, plantear nuestros problemas -tus problemas- ante legisladores de todos los partidos y ministerios de los gobiernos de la Ciudad y Nación.

• Cambiamos las certificaciones. El Ministerio de Salud de la Nación le otorgó a nuestro Colegio la certificación de especialidades farmacéuticas y bioquímicas, porque esta es la institución que está más cerca del día a día de la profesión.

• Cambios para ser más transparentes y contar todo lo que hacemos. Nuestra página de internet, las redes sociales, todos nuestros medios para que el colegiado sepa en qué se está trabajando y cuáles son las novedades de nuestra profesión.

• Cambios que hicieron que el Colegio se llene de colegas que van y vienen todo el tiempo. Con consultas, ideas, participando en actividades: cursos, comisiones, jornadas, talleres de teatro, clases de gimnasia, muestras de arte, eventos, festejos, todas actividades que nos unen cada vez más.

Y estar impulsados por el cambio también nos lleva a estar atentos a los otros cambios: lo que hay que continuar y queda por hacer.

• Vamos a defender las regulaciones vigentes, para que los medicamentos sigan en las farmacias, bajo la supervisión del farmacéutico.

• Vamos a defender las incumbencias de los bioquímicos y de los farmacéuticos, para que no sean invadidas por otras profesiones.

• Vamos a defender el equilibrio de nuestra profesión, para que los grandes actores del mercado no aplasten a los pequeños y medianos y, especialmente, para que no usen su fuerza para llevarse por delante los derechos de los colegas que trabajan en ellos.

Por eso, la idea de cambio no es nueva para nosotros. El cambio es nuestra razón de ser desde hace 5 años: sumando lo mejor de cada etapa, de cada actividad, de cada colega, para que, sea cual fuere el escenario, siempre tratemos de tener una mejor profesión, ser cada día mejores bioquímicos, mejores farmacéuticos y mejores personas.

Para ayudar cada uno desde su lugar a construir un país y un mundo mejor.