Carina Terraneo

Soy Farmacéutica D.T. Cuando di mis primeros pasos, fui empleada en relación de dependencia de una cadena que reemplazaba los aumentos de sueldo por disminución de las horas laborales. Los farmacéuticos no sólo trabajábamos 100% profesionalmente en la dirección técnica, sino que también gestionábamos administrativamente la sucursal y el personal. Todo por el mismo valor.

Fue así que decidí independizarme con una colega como socia y habilitar nuestra oficina farmacéutica, con el total apoyo logístico y acompañamiento de la actual gestión Violeta y Blanca.

Así, el 12 de febrero del 2006, abrí por primera vez la cortina de mi propia farmacia comunitaria, en la cual pude desarrollar todos mis ideales.

Era mi oficina farmacéutica en donde desarrollaba los magistrales de las recetas que llegaban y, además, atendía la seguridad social alternativamente, con reemplazos garantidos por ANMAT, más convenientes para los pacientes.

Aprendí a gestionar mi propia farmacia desde otro lugar.
Con el tiempo, sumé un nuevo socio, tuvimos la oportunidad de adquirir una farmacia de mayor envergadura edilicia y comercial, la cual hoy día gestiono.
Mientras tanto, las cadenas, que en enorme desigualdad compiten a las farmacias comunitarias de barrio y de profesionales farmacéuticos dueños, siguieron avanzando.

Mi participación en el COFyBCF con la Lista Violeta y Blanca nació cuando vi en las gestiones pasadas cómo manipulaban la Asamblea donde se votaba la Memoria y Balance del ejercicio. Me sentí avasallada y me pareció muy poco serio.

Fue en ese preciso lugar en donde pude desarrollar a pleno mi proyecto personal: conformar la Red de Farmacias Profesionales de COFyBCF que, como Coordinadora de la Comisión de Emprendedores Farmacéuticos, remontamos junto a Roberto Cáceres Narz. En octubre de 2014, como Pro Secretaria de la Sección Farmacia, presenté el proyecto de conformar esta red social y profesional en donde rompiéramos con el paradigma del farmacéutico aislado, trabajando solo y tapado de problemas.

Comenzamos a trabajar convocando a los profesionales dueños farmacéuticos con el objetivo de fortalecernos, resolviendo los problemas ágil y colectivamente, buscando apoyarnos unos a otros, resolver problemas de
 demanda de medicación derivando los pacientes a la farmacia que dispusiera del medicamento faltante, como así también derivando a quienes preparan recetas magistrales. Creamos nuestro logo distintivo que nos representa en las vidrieras de nuestras farmacias con una marca registrada, delineamos nuestras bases fundamentales, basadas en el cooperativismo como trabajo en equipo.

Nos identificamos con la bolsa en la que entregamos nuestros medicamentos con nuestro logo, estamos definiendo chaquetas y rollos fiscales con nuestro logo también.
El fin de la unión no es comercial, si bien podemos pensar que las farmacias son Pymes y que podríamos crecer y ser más rentables. Sin embargo, nuestro pensamiento y espíritu está enfocado en el fortalecimiento institucional de nuestra red como profesionales en pos de un objetivo en común:
autosustentabilidad y revalorización de la farmacia comunitaria, de barrio, como centro activo de salud de la sociedad.

Con los profesionales de la Lista Violeta y Blanca he podido realizar el proyecto con el cual me acerqué desde un primer momento. Recibí todo el apoyo y confianza para hacerlo realidad, como así también encontré un  grupo humano colaborador y con un espíritu de lucha como pocos.

Si querés hacer algo por la profesión o que aún falta desarrollar aspectos, mejorar o crear, éste es el espacio para acercarte a trabajar.

 

 

Más en esta categoría: « Patricia Cerdeira Rubén Sajem »